martes, 31 de mayo de 2011

Estudio Biblico para la Familia

LA CRIANZA DE LOS HIJOS

INTRODUCCION: Los hijos son un regalo y una bendición de Dios. Como creyentes debemos depender diariamente de la gracia de Dios para cuidar, velar, proteger y proveer las necesidades físicas, emocionales, económicas, intelectuales y espirituales de nuestros hijos. Como padres, tenemos la responsabilidad primaria de criar y educar a nuestros hijos. La escuela y la Iglesia son factores importantes en la crianza y educación de nuestros hijos, pero nunca son sustitutos a la enseñanza que los padres deben dar en el hogar.

Creo que estamos de acuerdo en que criar hijos en esta época es una misión nada fácil. El pecado, las exigencias sociales de hoy, las presiones de los grupos, las leyes decretadas por los gobiernos, la inmadurez de los padres, las limitaciones socio-económicas, y nuestros prejuicios personales son factores que influyen tremendamente en la manera en que se crían y educan los hijos hoy.

Hay muchos principios sicológicos (algunos muy buenos) que regulan la educación y crianza de los hijos, la gran mayoría principios humanos o producto del raciocinio humano, los principios bíblicos se han dejado atrás y vemos el fracaso de LA EDUCACIÓN Y LA CRIANZA DE LOS HIJOS EN MUCHOS HOGARES

         I.            LO QUE NECESITAMOS SABER EN CUANTO A NUESTROS HIJOS: Salmo 127.3-5. “Como saetas en mano del valiente”, “Como flechas en las manos del guerrero”.

        II.            DEBILIDADES Y PECADOS DE LOS PADRES: una de las faltas de los padres de hoy es que no corrigen a su hijos a tiempo, no los corrigen cundo deben, o no los corrigen como debieran. Miremos algunos ejemplos bíblicos:

a.        Cumpliré contra la familia de Elí todo lo que he dicho. Él sabía que sus hijos me ofendían gravemente, y no hizo nada para corregirlos. Así que voy a castigar a su familia, y nada ni nadie podrá evitarlo. 1 Samuel 3.12-13… Eli.

b.       Entretanto Adonías, hijo de Haguit, se ensalzaba diciendo: Yo seré rey. Y preparó para sí carros y hombres de a caballo y cincuenta hombres que corrieran delante de él. Su padre nunca lo había contrariado preguntándole: ¿Por qué has hecho esto? Era también hombre de muy hermoso parecer, y había nacido después de Absalón. 1 Reyes 1.5-6 … Adonias cuarto hijo de David.

a.       Pro 29:15  La vara y la corrección dan sabiduría, pero el muchacho dejado por su cuenta avergüenza a su madre. (nueva versión purificada). La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre. (RV)

      III.            LA TAREA DE DISCIPLINAR A LOS HIJOS. DISCIPLINAR ES DIRIGIR LA VOLUNTAD DEL NIÑO Y ES UNA COMBINACIÓN DE ENSEÑAR, CAPACITAR Y CORREGIR.

El hijo sabio alegra a sus padres

a.        Pro 10:1  Los proverbios de Salomón. El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza para su madre.

b.       Pro 15:20  El hijo sabio alegra al padre, pero el hombre necio desprecia a su madre.

c.        Pro 23:15  Hijo mío, si tu corazón es sabio, mi corazón también se me alegrará;…

El hijo necio les causa dolor

d.       Pro 10:1  Los proverbios de Salomón. El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza para su madre.

e.       Pro 17:25  El hijo necio es pesadumbre de su padre, y amargura para la que lo dio a luz.

f.         Pro 19:13  El hijo necio es ruina de su padre, …

¿Cuál es la diferencia entre el hijo sabio y el necio? Pro 13:1  El hijo sabio acepta la disciplina de su padre, pero el escarnecedor no escucha la reprensión. Pro 15:5  El necio rechaza la disciplina de su padre, mas el que acepta la reprensión es prudente.

            ¿Cómo disciplinar a los hijos?... Como nos disciplina Dios.

g.        Deu 8:5  Por tanto, debes comprender en tu corazón que el SEÑOR tu Dios te estaba disciplinando así como un hombre disciplina a su hijo.

h.       Job 5:17  He aquí, cuán bienaventurado es el hombre a quien Dios reprende; no desprecies, pues, la disciplina del Todopoderoso.

i.         Heb 12:5-8  además, habéis olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige: HIJO MIO, NO TENGAS EN POCO LA DISCIPLINA DEL SEÑOR, NI TE DESANIMES AL SER REPRENDIDO POR EL; PORQUE EL SEÑOR AL QUE AMA, DISCIPLINA, Y AZOTA A TODO EL QUE RECIBE POR HIJO. Es para vuestra corrección que sufrís; Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo hay a quien su padre no discipline? Pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido hechos participantes, entonces sois hijos ilegítimos y no hijos verdaderos.

Esto dice Proverbio sobre la necesidad de los padres de disciplinar.

j.         Pro 13:24  El que escatima la vara odia a su hijo, mas el que lo ama lo disciplina con diligencia.

k.        Pro 19:18  Corrige a tu hijo mientras hay esperanza, pero no desee tu alma causarle la muerte.

l.         Pro 22:15  La necedad está ligada al corazón del niño; la vara de la disciplina la alejará de él.

m.      Pro 23:13-14  No escatimes la disciplina del niño; aunque lo castigues con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol.

n.       Pro 29:15  La vara y la reprensión dan sabiduría, pero el niño consentido avergüenza a su madre.

o.       Pro 29:17  Corrige a tu hijo y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.

      IV.            LOS PROVERBIOS PIDEN AL HIJO 16 VECES QUE ESCUCHE A SUS PADRES (1:8, 2:1, 3:1,21,4:1,10,20, 5:1.7, 6:20, 7:1,24, 8:32, 19:27 y 23:19,22) ¿Por qué crees que hay tanto énfasis sobre esto?.

       V.            SEGÚN EFESIOS 6:1 Y COLOSENSES 3:20, EL MANDAMIENTO PRINCIPAL DE DIOS PARA LOS HIJOS ES QUE OBEDEZCAN A SUS PADRES. ¿CUÁLES SON LAS RESPONSABILIDADES DE LOS PADRES EN ESTO?

a.        1Ti 3:4  que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad

b.       1Ti 3:12  Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.

c.        Tit 1:6  el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía.

d.       Deu 6:5-9  Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas. (Estos tres mandamientos también se encuentran en Deuteronomio 4:9-10, 11:13-19, y Salmo 78:1-8)

e.       2Ti 3:15-17  y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

f.         Efe 6:4  Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

g.        1Ts 2:11  así como también sabéis de qué modo, como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros,

      VI.            OREMOS POR NUESTROS HIJOS Y CON NUESTROS HIJOS.

a.        ¿Qué aprendes de Job al orar por sus hijos?   Job 1:5 Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

b.       Ana, un ejemplo.  1Sa 1:26-27  Y ella dijo: ¡Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová. Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí.